lunes, 18 de octubre de 2010

Tela de araña


Aquella noche sentía frío; era como si un enjambre de abejas estuviera aleteando a su alrededor. El pulso le latía con fuerza, lo notaba en sus dedos, en sus sienes.


Los pensamientos comenzaron a llegar veloces; poco a poco llenaban su cabeza. Venían recuerdos fugaces que intentaba eliminar de su mente antes de que produjeran algún daño; pero ya era tarde, las fotografías lanzadas cada cierto tiempo habían traspasado su retina y se habían incrustado en aquella parte del cerebro que reconoce el dolor.

3 comentarios:

  1. Me gusta mucho como escribes. Bonitos pensamientos que me han hecho reflexionar, seguiré visitándote.

    Un saludo.
    http://tamaravillanueva.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Hola Vanesa soy pilar. Ayer al final no nos despedimos..fueron unas circunstancias algo raras. Quiero que sepas que puedes contar conmigo para lo que quieras. Espero que te encuentres mas animada y te tomes este "respiro" para intentar ser feliz . Mi teléfono es 699593849, llamame para lo que necesites. Un beso y un abrazo muy fuerte de tu amiga pilar.

    ResponderEliminar
  3. Hey! Me gustaría leer más relatos como este, ¡está muy bien! ¿Por qué hace tanto que no publicas nada? Espero que en este verano tengas tiempo para publicar algo.

    Besos,

    Cristina Monteoliva

    http://www.lanzanos.com/proyectos/elias-y-los-ladrones-de-magia/

    ResponderEliminar